Bullrich, contra el aborto: “Interrumpir es una palabra sensible; no se interrumpe, se termina con la vida”

El senador nacional de Cambiemos Esteban Bullrich volvió a expresar su rechazo a la ley de despenalización del aborto, consideró que una interrupción de un embarazo es la “terminación” de una vida humana y defendió la idea de que las personas adquieren derechos desde la concepción.En diálogo con radio Con Vos, Bullrich dijo que tiene dos argumentos principales para repudiar una normativa despenalizadora. “El primero es que hay vida desde la concepción y la he estudiado desde el punto de vista científico y segundo es que el Estado debe prevenir los problemas y defender la vida siempre”, señaló.

“Si hay un debate por despenalizar el aborto quiere decir que hasta hoy la ley argentina contempla que hay una vida y por eso pena el aborto. No tengo argumentos que me prueben a mí algo diferente a eso”, agregó el legislador macrista.

“Hablamos mucho de aborto, pero no hablamos de lo que está detrás que es el embarazo no deseado. Estamos atacando la consecuencia y no la causa, y el Estado debe atacar las causas de los problemas”, subrayó.

En otro tramo de la entrevista, Bullrich se lanzó a explicar por qué un embrión es un sujeto de derechos. “Si vos tomás un espermatozoide por sí solo no tiene la potencialidad de transformase en un ser humano. Hay un proceso que comenzó desde la concepción que va a formar a una persona. Ahí está el núcleo de la discusión. Mi opinión es que al haber desde ese momento un tejido genéticamente diferente a la de la madre, que no es ni el óvulo ni el espermatozoide. Es un tejido nuevo, que luego se desprende de la piel. Ese embrión que está en la panza de la madre tiene un código genético diferente, hay un ser que empieza a formarse. La interrupción de esa formación es como cualquier interrupción que ocurre a lo largo de la vida”, afirmó.

Este martes legisladores de diferente extracción política y referentes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentaron en el Congreso un proyecto de ley sobre despenalización del aborto. La iniciativa contó con 71 firmas que lo avalan, incluidas las del radicalismo. Sin embargo, el PRO presentó otro proyecto en paralelo.

Para Bullrich, las leyes deben ser para defender a los indefensos. “Interrumpir es una palabra sensible para utilizar porque no se está interrumpiendo, se está terminando con esa vida, y el Estado no debería habilitar eso, sino que debería hacer todo el esfuerzo para que ese argentino o argentina que se está empezando a formar dentro de la panza de la madre sea defendido, porque no tiene voz”, indicó.

“Entiendo que haya diferencias y es positivo que demos este debate”, dijo y recordó que se lo preguntaron durante la última campaña electoral, pero que finalmente no se abrió la discusión.

Según Bullrich, su postura no está alineada con el dogma católico. “La opinión de la Iglesia no rige mi opinión, de hecho tengo diferencias. No se puede criticar el remedio y la enfermedad, no se puede hacer campaña en contra de los que quieren repartir preservativos y hacer educación sexual en las escuelas y después criticar el efecto de no haber hecho esa campaña”, sostuvo, y reveló que por este motivo fue criticado durante su gestión en el Ministerio de Educación de la Ciudad.

“Entiendo que la diferencia esencial tiene que ver con esa condición que tiene el embrión: ¿es un argentino con derechos o no? Hoy la ley dice que sí y no creo que haya suficiente información para probar lo contrario y ante la duda tenemos que defender a la vida”, enfatizó, y se refirió a los casos de violación como una “excepción” que tampoco debería regir bajo un marco legal.

“Entiendo que eso hace la ley de hoy, no estoy de acuerdo. Esta discusión ya se dio. En su momento planteé que era una excepción y que no debería ser una ley, sino una excepción como parte de una discusión. A partir de que no había ley, la Corte Suprema planteó un protocolo, es un juez que entiende que sea así. El punto es cómo damos la discusión para adelante, incluido con el peligro de vida de la madre. Son excepciones a un tema, que de cualquier manera (pasar) a generalizarlo hay una distancia muy grande. Esa discusión que ya se dio, generó un debate y habilitó estas excepciones porque justamente son excepciones”, aseveró.

Por último, puso en duda la cifra de abortos ilegales al año y equiparó las muertes de parturientas con la de embriones. “La ley contempla el peligro de muerte de la madre como una excepción. Creo que 500.000 abortos clandestinos es exagerada, pero seguramente son miles, decenas de miles o centenas de miles. Por la cantidad de nacimientos que hay en la Argentina, la cifra de medio millón parece alta, pero tomando inclusiva la de medio millón, si se toman las 42 muertes de madres que se producen por abortos clandestinos, ¿eso justifica la muerte de 500.000 embriones? El Estado debe tomar medidas para que no lleguemos a tener 500.000 embarazos no deseados que terminan en la solicitud de un aborto clandestino y esas 42 muertes”.

Fuente: http://www.ambito.com

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *