Con dos goles, uno en el descuento, Messi se adueñó del clásico y puso la Liga al rojo vivo

Barcelona le ganó 3-2 a Real Madrid con un doblete agónico e histórico de Lionel Messi, en el clásico de la 33ª jornada española en el estadio Santiago Bernabéu, que lo dejó líder del campeonato.Casemiro abrió el marcador, pero poco después Messi, con un gran enganche de derecha, dejaba a Daniel Carvajal pateando el aire y batía a Keylor Navas con un remate fuerte y rasante. En la segunda parte, Ivan Rakitic marcaba el 2-1 con un disparo de afuera del área antes de que James igualara y Messi hiciera el 3-2 en el descuento.

El capitán del seleccionado argentino agigantó de esta manera un poco más su leyenda al convertirse en el primer jugador que logra 500 goles en partidos oficiales con Barcelona.

El rosarino marcó en la primera parte para empatar a uno el partido con una rápida arremetida dentro del área y luego decidió el Clásico en el descuento de la segunda parte, con un zurdazo esquinado.

El encuentro, que abrió el flamante ganador del Máster de Augusta Sergio García con un saque de honor, fue eléctrico y por momentos muy áspero, animándose en la segunda parte.

Destacó el duelo entre Messi y el brasileño Casemiro, que se las veía y deseaba para parar al rápido argentino, rozando la expulsión en algunas acciones.

• Primera parte blanca.

Messi, que también recibió un codazo de Marcelo que lo hizo sangrar, fue una pesadilla para la defensa local con su movilidad y su derribo por Sergio Ramos provocó la expulsión por roja directa del central blanco.

En Real Madrid, Zinedine Zidane optó por dar entrada de inicio junto a Karim Benzema y Cristiano Ronaldo a un Gareth Bale recién recuperado de su lesión, sólo para retirarlo de nuevo lesionado a la media hora sustituido por Marco Asensio.

En la primera parte Real Madrid se mostró más ambicioso que Barcelona con rápidas y sucesivas llegadas a los dominios de Marc-André Ter Stegen.

A los cinco minutos Cristiano Ronaldo remataba de lejos obligando al arquero visitante a estirarse, mientras Benzema remataba otro tiro bien detenido por Ter Stegen al cuarto de hora.

Los blancos presionaban el juego azulgrana y buscaban la salida rápida del balón hacia los hombres de delante.

Enfrente Barcelona, que finalmente optó por no convocar al sancionado Neymar, intentaba hacer daño con llegadas por la banda, pero sufría ante un Real Madrid bien posicionado.

Hubo que esperar media hora para que Marcelo mandara un pelotazo al área, Sergio Ramos aprovechara las dudas de Ter Stegen y ganara en el segundo palo, rematando al poste y que el rebote lo aprovechara Casemiro para abrir el marcador, aunque la alegría duró poco.

• Messi imperial.

Cinco minutos más tarde, Messi recibía una pelota apenas frente al arco e ingresó al área con un gran enganche y con una buena definición equilibró el marcador.

El argentino haría después el segundo de forma providencial para seguir ampliando su cuenta como máximo goleador de los clásicos con 23 tantos.

Messi, máximo goleador de la Liga española con 31 goles, alcanzó también con este tanto su gol 500 en partidos oficiales con la camiseta azulgrana.

En la segunda parte, el partido aumentó su intensidad con los dos equipos buscando descaradamente el arco rival y ocasiones de ida y vuelta.

A un disparo de Toni Kroos desde afuera del área que despejó Ter Stegen respondió Gerard Piqué con un cabezazo que detuvo Navas cuando iba directo al gol.

Las ocasiones se sucedían y entonces llegó el tanto de Rakitic que ponía en ventaja a los azulgranas.

El gol puso nervioso al equipo local que empezó a multiplicar las faltas, lo que llevó a la expulsión de Ramos, hasta que llegó el gol de James Rodríguez, que había entrado por Benzema, rematando un pase de Marcelo.

El partido parecía encaminarse hacia el empate, cuando en el descuento Jordi Alba desbordó por la izquierda y habilitó a Messi hacia el centro para que el rosarino marcara el 3-2 con un remate preciso e inatajable para el costarricense Navas.

La victoria del equipo catalán, que borra el mal sabor de la eliminación en Champions, pone la Liga al rojo vivo.

Barcelona quedó líder, empatados a puntos y con un partido más que los “blancos”, a falta de cinco jornadas para el final del campeonato.

Fuente: http://www.ambito.com/

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *