La Selección no se puede descuidar en La Paz, un lugar históricamente adverso por sus 3.800 metros de altura

Por Leandro Compton Hall

La altura de La Paz siempre fue el mayor rival de la selección argentina en sus enfrentamientos con Bolivia. Independientemente de la calidad del rival, la principal preocupación radica en sortear los 3.800 metros de altura en el Hernando Siles, a veces con planteos ofensivos, y otros con esquemas defensivos. Lo cierto es que las estadísticas arrojan 3 triunfos argentinos en los 9 enfrentamientos por Eliminatorias más 4 derrotas y tan sólo 2 empates.

La primera visita a La Paz en busca de la clasificación al Mundial Suecia ’58 se dio en 1957, más específicamente el 6 de octubre. Cabe destacar que recién para la Copa del Mundo de 1954, en Suiza, se disputaron partidos de clasificación en Sudamérica. Anteriormente, las plazas se conseguían por invitaciones o retiros de los rivales. En esta ocasión, Argentina se abstuvo de participar por expreso pedido del por entonces presidente de la Nación, Juan Domingo Perón. Perú fue otro que no quiso jugar la eliminatoria y Colombia no pudo porque estaba sancionada debido a violaciones a normas FIFA que regulaban las transferencias. De esta manera, y con Uruguay clasificado por ser campeón en Brasil ’50, fueron tres selecciones, Brasil, Paraguay y Chile, quienes se disputaron el único cupo que le quedaba a Sudamérica.

Ya para Suecia ’58 la Conmebol disponía de tres plazas, que fueron disputadas por nueve selecciones que se repartieron en tres grupos conformados por tres integrantes cada uno. Allí se produjo el primer encuentro entre Bolivia y Argentina en el Hernando Siles. Fue triunfo local por 2-0 frente al equipo que dirigía Guillermo Stábile.

El siguiente enfrentamiento se dio el 29 de agosto de 1965 con triunfo para los visitantes, dirigidos por José María Minella, por 2-1 con dos goles de Luis Artime. Cuatro años más tarde, el 27 de julio de 1969, de la mano de Adolfo Pedernera, Argentina volvió a sufrir la altura y perdió 3-1. En aquella oportunidad, el gol lo marcó Aníbal Tarabini.

En 1973 se dio la que quizás sea la historia más extraordinaria de estos duelos en el Altiplano. El ayudante de campo del técnico Omar Sívori, Miguel Ignomiriello, fue el autor intelectual y material de lo que la prensa denominó “el equipo fantasma” (porque ni en AFA sabían nada de ellos). El entrenador platense juntó a juveniles y jugadores aún no consagrados en sus equipos de la talla de Enrique Bochini, Ubaldo Fillol, Mario Kempes, Enrique Trobbiani, entre otros, y los entrenó durante un mes en la altura de la Quiaca y Cuzco, que era similar a la de La Paz.

Así, el día del partido, el 29 de septiembre, Argentina obtuvo el segundo triunfo por Eliminatorias en Bolivia con un equipo plagado de jugadores ignotos y debutantes y un gol de Oscar Fornari.

Luego de aquella epopeya, que jamás ningún técnico quiso imitar o intentar emular, hubo muchos años sin viajes a La Paz por Eliminatorias. El siguiente es el recordado de 1997, cuando dirigida por Daniel Passarella, Argentina cayó 2-1 en la recordada tarde del corte en el pómulo a Julio Cruz.

Reemplazado el formato de dos grupos, el nuevo sistema obligó a enfrentar a todas las selecciones dos veces por Eliminatorias. Por eso, en 2002, bajo la conducción de Marcelo Bielsa, Argentina logra un agónico y valioso empate en tres, con dos goles de Hernán Crespo y uno de Juan Pablo Sorín.

Luego de aquel festejado empate llegó el último triunfo en La Paz: fue el 26 de marzo de 2005, de la mano de José Pekerman, donde Argentina ganó 2-1 con goles de Luciano Figueroa y su homónimo Galletti. En aquella oportunidad, el técnico eligió un equipo de “livianitos” y no habituales titulares, para viajar y le salió bien.

Poco más de cuatro años después, llegó la tarde más negra de la Selección en las visitas a Bolivia. Sufrió un contundente 6-1 del que habló el mundo entero. Sobre todo porque el técnico era Diego Maradona, el más mediático de todos. En aquella oportunidad, y con un planteo ofensivo y casi que “ninguneando” la altura, Argentina se vio desbordada y la victoria no fue más abultada por algunas buenas intervenciones de Juan Pablo Carrizo. El gol de aquel histórico partido lo hizo Luis González.

El último partido por Eliminatorias fue un empate en uno, con gol de Ever Banega. En aquella oportunidad, el equipo necesitaba resultados y venía levantando su nivel. Por eso, el técnico Alejandro Sabella rescató aquella igualdad que fue sin mayores sobresaltos.

El martes, el Hernando Siles será protagonista de un nuevo choque. Bolivia marcha anteúltima con 7 puntos mientras que Argentina está tercera con 22 unidades, pero nada de eso importa estando los 3.800 metros de altura de La Paz en el medio.

Fuente: http://www.ambito.com/

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *